Envio de trabajos


Criterios de calidad

  1. Utilidad: en materia jurídica pocas veces se trabaja a nivel experimental. Por ello, el estudio que se pretenda publicar debe intentar suplir esa carencia identificando claramente el problema sin resolver que existe en el estado de la ciencia de aquel momento. Si el trabajo presenta una solución novedosa o creativa, será considerado un buen estudio siempre que la conclusión tenga base científica y reflejo práctico, lo que puede demostrarse, entre otros métodos, con la cita de jurisprudencia. Salvo que sea manifiestamente absurda, la solución novedosa puede ser considerada aceptable para ser publicada con independencia del hipotético éxito de dicha solución. Ese pronóstico lo podría otorgar un estudio de campo que es poco factible que el trabajo contenga por las dificultades enormes que existen en materia jurídica, a fin de obtener una muestra suficientemente representativa para realizar dicho estudio.
  2. Suficiencia de las fuentes: un trabajo científico debe acreditar la consulta de las obras más representativas en la materia considerada, pero no en el sentido de citar burocráticamente -y masivamente- en el artículo estas aportaciones, sino que debe justificarse que se ha trabajado sobre ideas anteriores, identificándolas. Los artículos pueden tener pocas citas o escasa bibliografía, pero no pueden, obviamente, partir de las ideas principales de otros autores sin citar quiénes sean éstos. Mucho más grave es llegar a sus mismas conclusiones, exponiéndolas, pero sin citar los trabajos en que esas ideas se presentaron de manera original. La única excusa es que la fuente de la idea original no sea fácilmente accesible. Se promueve, de este modo, la imprescindible labor de documentación previa antes de la redacción de un artículo científico.
  3. Análisis histórico: aunque esto no sucede siempre, muchos trabajos jurídicos requieren de un análisis histórico cuando el problema considerado en la actualidad ya existiera anteriormente, a fin de exponer cuáles fueron las soluciones que se aplicaron en su día junto con su resultado práctico, si es posible conocerlos. No se trata, sin embargo, de elaborar un trabajo de Historia del Derecho en cada estudio. Sólo se pretende que el autor no ignore que, antes que él, otros juristas expresaron sus ideas, de manera que podemos aprovechar esas reflexiones pasadas, completando más rápidamente el camino que esos juristas antiguos ya recorrieron. En este sentido, es muy valorable –aunque infrecuente– el hallazgo de precedentes desconocidos del problema estudiado.
  4. Derecho extranjero y comparado: en un mundo globalizado –sobre todo por el sencillísimo acceso a internet– un trabajo de auténtica investigación tiene que haber consultado el Derecho extranjero, al menos en los idiomas que conozca el autor. El Derecho extranjero es en cuanto al presente lo mismo que la Historia en cuanto al pasado. El contraste de experiencias, reflexiones y resultados, perfecciona las ideas de cualquier investigación, y ningún estudio debe despreciar esta posibilidad de confrontar las ideas propias con las ajenas.
  5. Trabajos de compendio: en ocasiones existe tanto desorden en el tratamiento de una materia, y tal cantidad de fuentes, que puede ser de mucha utilidad un trabajo que exponga el estado de la cuestión. Son trabajos intermedios, en los que se valora mucho más la exhaustividad histórica y bibliográfica. No suelen llegar a ninguna conclusión novedosa, pero son el primer peldaño para futuras investigaciones. Sólo son aceptables en caso de notable pluralidad desordenada en el estudio científico de una materia. En consecuencia, la Revista no aceptará trabajos que consistan en simples recopilaciones doctrinales o jurisprudenciales, salvo en el caso indicado.
  6. Primera o ulteriores publicaciones del mismo estudio: a los efectos de publicación en esta Revista, es indiferente que un estudio ya haya sido publicado en otra revista o libro. Así pues, si el artículo cumple los cuatro primeros criterios –o el quinto, en los trabajos de compendio–, podrá acordarse su publicación.

Criterios de redacción

    1. Caraterísticas comunes y normas de redacción

      • Título
      • Nombre y cargo del autor.
      • Resumen, elaborado por el autor para indicar sintéticamente la principal conclusión del estudio (máx. 500 caracteres con espacios), con traducción al inglés.
      • Índice
      • Texto principal: Times New Roman 12 / Citas: Times New Roman 10. Espacio entre párrafos: 12.
      • Lenguas: italiano, español, inglés.

    2. Modalidad de cita_ Todas las obras citadas deben ser fácilmente localizables con los datos ofrecidos. No se impone ningún sistema de cita.
    3. Idioma de los artículos: español, italiano e inglés.
    4. Los trabajos se enviarán al siguiente e-mail: rivitsproc@gmail.com